Cáceres, un tesoro por descubrir

 

Locutor: Hoy vamos a viajar a un destino muy especial… Uno de los tesoros mejor guardados de Extremadura, un tesoro en el que dejarnos seducir por la grandeza de su Casco Histórico, por cada una de las puertas que acceden al conjunto monumental, por las calles empedradas, por sus Iglesias, por la concatedral de Santa María, por la mirada de San Pedro de Alcántara, por la “Judería Vieja”, por los aljibes, por las huellas que dejaron nuestros antepasados en forma pinturas rupestres, por su Semana Santa y, cómo no, por su Gastronomía… Hoy viajamos hasta la Capital Española de la Gastronomía de este año. Hoy, viajamos hasta Cáceres…
Marila: A tan sólo 300 km de Madrid, se alza una tierra de conquistadores… Una ciudad, cuanto menos, sorprendente. Sorprendente para los que ya la conocemos y sorprendente para aquellos que deciden ir a visitarla. Y es que la entrada a la ciudad no deja indiferente a nadie, bordear los muros de su conjunto monumental supone la mejor de las bienvenidas para el visitante.

El casco antiguo de Cáceres fue declarado Tercer Conjunto Monumental de Europa en 1968 y Patrimonio de la Humanidad en 1986 y no es para menos! La concatedral de Santa María, El Palacio de los Golfines, la Casa del Sol, la Torre de Bujaco y sus decenas de callejuelas dan vida a lo que hoy es uno de los conjuntos urbanos más completos y mejores conservados del mundo.

Una tierra nacida en la prehistoria, conquistada por romanos, reconquistada por musulmanes y cristianos, aun hoy, mantiene las cicatrices de su pasado en cada rincón, en cada calle, trasladando al visitante a otra época cuando se adentra en su corazón

 

Locutor: una ciudad maravillosa pero… ¿por dónde empezamos?

 

Marila: yo comenzaría el recorrido por Cáceres en la Plaza Mayor entrando por una de las puertas principales a la ciudad amurallada, el Arco de la Estrella. Desde allí se puede observar la Concatedral de Santa María, el más importante templo Cristiano de la Ciudad. A sus pies, está la estatua de San Pedro de Alcántara y si le besáis los pies y pedís un deseo, se cumple! En esa misma plaza se puede ver el Palacio Episcopal, el de los Mayoralgo y el Palacio Hernando de Ovando

Podemos continuar la visita por la Plaza de San Jorge, donde se encuentra la iglesia que da nombre al patrón de nuestra ciudad, San Jorge. Después podemos continuar el recorrido hasta llegar a la Plaza de San Mateo que, además de la Iglesia, podemos ver el Palacio de las Veletas donde se encuentra unos de los aljibes mejor conservados de España.

Si seguimos el recorrido por la calle ancha, llegamos a la Puerta de Mérida, no sin antes recorrer las calles que llegan hasta lo que es conocida como la “Judería Vieja”. Un barrio que gira en torno a la ermita de San Antonio y donde, entre pendientes, cuestas y escalones, se observan las pequeñas viviendas judías que utilizaban los muros de la muralla como una pared más de sus casas.

 

Locutor: Antes has mencionado que hay restos de la Prehistoria… Cuéntanos un poco más de esto

 

Marila: A esto no se le presta mucha atención pero tenemos varias cuevas que demuestran que los primeros asentamientos humanos en Cáceres datan del Paleolítico Superior, La Cueva de Maltravieso tiene unos 25.000 años de antigüedad, ahora mismo está cerrada al público pero tiene un centro de interpretación donde se puede ver una reproducción.

 

Locutor: y ya que haces referencia a este centro de interpretación, ¿qué más planes culturales se pueden hacer?

 

Marila: La verdad es que tenemos muchas cosas que visitar entonces Fernando, tenemos la Casa-Museo Árabe, el Museo Municipal Massa Solís, el Palacio de Carvajal y muchos más pero yo, en particular, recomiendo a todos los oyentes que, si van a Cáceres con tiempo no pueden perderse el Museo Vostell. Es un museo de arte contemporáneo de la posguerra que está a 14 km de Cáceres, cerca de Malpartida de Cáceres, en pleno parque natural de los Barruecos. Fue fundado por Wolf Vostell, un artista hispanoalemán de reconocido prestigio internacional, que definió este parque natural como una obra de arte y decidió fundar un museo al aire libre que combinara Arte y Naturaleza. Además Fernando, justo al lado, hay un restaurante que si sale un día soleado, es perfecto para completar la visita.

 

Locutor: Y ahora que mencionas el restaurante, este año sois capital española de la gastronomía…

 

Marila: Sí, es una denominación que es extensible a toda Extremadura y que hemos conseguido gracias a la variedad de denominaciones de origen que tenemos: la torta del casar, el pimentón de la vera, los vinos de ribera del Guadiana, el jamón ibérico, las cerezas del valle del jerte… Y la verdad, es que todos los oyentes que sean de buen comer no se pueden perder un destino como Cáceres. No se pueden ir sin probar un buen plato de migas extremeñas, caldereta extremeña, patatas en escabeche con tencas o dulces conventuales artesanales como las perrunillas.

 

Locutor: Entonces, ¿qué establecimientos recomendarías a nuestros oyentes? 

 

Marila: Pues hay establecimientos para todos los gustos y bolsillos. Por supuesto, para los más sibaritas, recomiendo Atrio. Un restaurante dos estrellas Michelin que está en la Plaza de San Mateo y donde se puede visitar una bodega con más de 2.500 referencias de vino, incluyendo la famosa botella de 1806 valorada en 150.000 euros.

Pero, como no todos podemos permitirnos este gusto, recomendar a los oyentes varios establecimientos mucho encanto cerca de Atrio. El primero de ellos es la torre de Sande, donde se pueden saborear una de las mejores tapas de la ciudad, la Cacharerría. Detrás de un portón de madera se puede disfrutar de un patio interior cubierto para tomarse un buen vino, comer en el restaurante e, incluso, tomarse una copa en el bar. Y todo esto, en pleno corazón del casco antiguo.

Por otro lado, para cenar, tomarte unos vinos o unas copa, el sitio perfecto es Mastropiero. Gastrobar con restaurante y terraza.

 

Locutor: y si descubrimos esta ciudad en el marco de Semana Santa, ¿qué podemos encontrar?

 

Marila: Pues podemos disfrutar de una Semana Santa de interés turístico internacional, con más de 20 procesiones repartidas en 16 cofradías. Celebradas, la mayoría de ellas, en el casco antiguo de la ciudad.

Sin duda, para todos los oyentes que decidan visitar la Semana Santa Cacereña les recomiendo que no se pierdan la procesión del “Cristo Negro”. Sale a las 12 de la noche de la Iglesia de Santa María, más de 20.000 personas, silencio absoluto y una sola frase hará que se abran las puertas de la Iglesia: «QUE SALGA LA HERMANDAD DEL CRISTO NEGRO, DIOS LO QUIERE ASÍ».

Esta procesión es la más conocida y admirada quizás, por todo el halo de misterio y leyendas que recubre esta cofradía, la cual celebra una solemne ceremonia antes de salir. Se decía que este cristo era testigo de la última imagen de los ejecutados en la horca y que, por ello, no se le podía mirar a los ojos y, mucho menos, tocar. Quien lo hiciera, sería castigado con ceguera, le pegarían la peste e, incluso, moriría.

Esta creencia llegó a ser tan fuerte que para poder limpiar y trasladar al Cristo negro se decidieron usar guantes negros. Hasta el punto de contratar a los pobres para hacer este trabajo…

Yo, por si acaso, cada vez que voy a verla… no le miro a los ojos